Email: penaelsiluro@hotmail.com | Telefonos: 615316724 y 653876622

Siluros como Invasores del ecosistema

8 julio, 2012 El Siluro Noticiassiluro

La pesca de dos pequeños siluros en el lago de L’Albufera en las últimas semanas ha disparado la alarma en el parque natural ante la posibilidad de que esta especie arraigue en sus aguas. Viejo conocido de los embalses del Ebro, donde el gran tamaño que puede alcanzar —hasta dos metros y medio de longitud y más de 100 kilos de peso— anima el negocio en torno a la pesca deportiva, al siluro le han declarado la guerra en el parque. “Es un depredador muy activo, una amenaza para el ecosistema de L’Albufera”, destaca el director del parque, José Segarra.

El siluro es solo uno de la treintena de animales y plantas de la lista negra de las especies exóticas invasoras en la Comunidad Valenciana, aquellas que ocupan el territorio y desplazan a la fauna y flora autóctonas hasta hacerlas incluso desaparecer. Su liberación o siembra en el medio natural, su transporte y comercio están prohibidos, según el decreto de especies invasoras de la Generalitat, aprobado en 2009 y que incluye una segunda lista de 35 plantas sometidas a un régimen de limitaciones para evitar su dispersión —la legislación estatal posterior, en revisión, ha ampliado el catálogo global—.

Erradicar a estas especies foráneas una vez se han adaptado al medio es en muchos casos una misión imposible. Pero aún sin garantías de éxito, la “detección temprana” del invasor es “muy importante para poder intervenir con rapidez” y poner coto a su expansión y al daño que provoca, señala Juan Jiménez, jefe de servicio de Biodiversidad y Medio Natural de la Consejería de Infraestructuras y Medio Ambiente. Eso es lo que se ha hecho en el caso del siluro en L’Albufera con un rastreo del lago en el que las brigadas de Biodiversidad han contado con la ayuda de las cofradías de pescadores, que temen que el pez más grande de aguas dulces de Europa, sin interés comercial, se zampe parte de su pesca y reduzca aún más la población en retroceso de especies locales como la llisa.

La consejería ha dado de momento por concluido el rastreo sin que hayan aparecido más ejemplares, pero retomará la búsqueda con la campaña de pesca en otoño.

De abrirse hueco, el siluro se uniría a otros depredadores indeseados con presencia mayor o menor en el lago, como la gambusia, introducida hace décadas para combatir al mosquito transmisor del paludismo, el lucio, la percasol, la lucioperca, el black bass, la carpa… “Solo faltaba el siluro. Aunque hay cosas peores, como las aguas negras de la paja del arroz o el cormorán”, relativizaba estos días Miguel Raga, presidente de la cofradía de Catarroja, uno de cuyos miembros sacó del agua al primer siluro hallado en L’Albufera.

Como ha ocurrido con otras especies invasoras, hay sospechas de que el pez fue introducido deliberadamente en el parque natural. Así lo cree el concejal de Devesa Albufera, Vicente Aleixandre, que habla de un acto “de mala fe”, y también lo sospechan en la consejería. “La introducción de una especie invasora puede ser objeto de infracción penal. Y tan burrada es provocar un incendio como meter una especie exótica invasora en un medio tan sensible como L’Albufera”, subraya Segarra.

Leer articulo completo en El Pais:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Please Do the Math      
 

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube